La Conspiración de los Alquimistas

Novela iniciatica

Publicada por la Editorial Random House

Edición de Bolsillo: 19x13cm/ 560 pág/ISBN 987-566-136-8

Para la compra de este libro On Line conectate con www.tematika.com

La Historia…

Ana viaja a conocer la tierra de sus ancestros cuando una misteriosa circunstancia convierte su recorrido turístico en una aventura espiritual que cambia su vida para siempre. En migraciones, mientras estampan en su pasaporte el sello salida, alguien susurra en su oído:”Bienvenida a la Gran Conspiración. Muy pronto se contactarán contigo los alquimistas. Que pase el que sigue…”
Ciertos sobres negros, blancos y rojos, enviados por un legendario alquimista, la conducen a los pies de la Virgen Negra quien la cubre con un poderoso manto de luz. De allí a Chipre, la tierra de Afrodita, donde le son revelados fuertes secretos del poder femenino, celosamente guardados por las sabias aldeanas isleñas siempre vestidas de negro. Buscando a Ojos de Fuego, un amor apasionado vaticinado por las sacerdotisas, conversa con las sirenas del Bósforo y con las hadas que venden licores mágicos en el Mercado del Oro en Estambul. Un blanquísimo unicornio la conduce al Dergah de los derviches danzantes quienes envolviéndola en sus danzas sagradas la llevan a Capadoccia, a las misteriosas montañas del interior de Turquía. Allí, oculto en una caverna espera Amir, el gran Alquimista, el guardián de las poderosas claves iniciáticas de la tradición judeocristiana. Siguiendo los pasos de Ana, recibimos las claves para encontrar un amor apasionado, pero también para cambiar nuestras vidas. Con ella conocemos por fin los luminosos caminos que nos conducen a la sabiduría espiritual, a la inocencia, a la pureza esencial. Aprendemos a liberarnos de nuestros miedos, a disolver el escepticismo, a recuperar la alegría y a descubrir la verdadera felicidad.

INDICE Y PRIMERAS PÁGINAS

AEROPUERTO
El reencuentro
Varsovia
Preguntas sin respuesta
La Virgen Negra
Mara
El guardia
La leyenda del Dragón
Ante el umbral del cambio
NIGREDO
La Ciudad del Miedo
Cibeles
La huida
La liberación
El perdón
Noticias de papá
La reconstrucción
Los ángeles
La casa de Amir
El Salto de Fe

ALBEDO
La Isla del Amor
Los peregrinos
Nace Afrodita
Las sacerdotisas
La aldea
Las bordadoras
La misa
El amasado del pan
Gregorio
Nace el nuevo ser
RUBEDO
La despedida
Estambul
El Mercado del oro
El Mercader
Las sirenas
Topkapi
Dergah
La caravana
Amir
Capadocia
El regreso
CUADERNO SECRETO
El Octavo Recinto
El rosario de la Conspiración
El ritual hebreo
El ritual cristiano
El ritual sufi
Las llaves mágicas
Después del diluvio
El relato del viaje
Los tesoros
El lugar sagrado
El vuelo de las nueve palomas
La felicidad
Los símbolos
Días de sol y luna
El arte de la oración
GUÍA PARA CONSPIRADORES, INICIADOS Y ALQUIMISTAS.
(Un glosario de términos alquímicos, espirituales y filosóficos que todo conspirador debe conocer)
————————–

CAPÍTULO 1

EL VIAJE

AEROPUERTO
Buenos Aires, 4 de agosto.
Sonreí al recordar al terrible Dragón de Cracovia, protagonista de los cuentos de mi infancia. La Bestia entraba sin previo aviso en mis sueños batiendo sus alas tenebrosas, inundando de fuego al universo. Los rugidos del Jumbo al decolar no podían compararse con los de aquel Dragón.
En Polonia me esperaba papá. Polonia. Se me hizo un nudo en la garganta. ¿Por qué habría tomado la inexplicable decisión de irse tan lejos y dejarnos, veinte años atrás? Yo viajaba para borrar esa tristeza. A pesar de la alegría del próximo encuentro, no pude evitar que se me llenaran los ojos de lágrimas pensando en su ausencia. Tan larga, tan dura.
Me pregunté si los ojos de papá seguirían siendo tan celestes como hacía veinte años . ¿Cuanto cambia el color de los ojos de un padre en veinte años? Volveríamos a vernos, pero esta vez en su tierra. De ella yo sabía pocas cosas. Que la bañaba un helado Mar Báltico y que el horizonte se volvía profundamente verde por los pinos silvestres. El mar era transparente y en sus abismos brillaban piedras preciosas. Había antiguos castillos, casi todos habitados por dragones en llamas.
El avión trepó a diez mil metros de altura, y yo todavía no me había repuesto del incidente en la Aduana.
El funcionario había revisado mi pasaporte como si fuera el plano de un tesoro. Observó mi fotografía, observó mi rostro, volvió a mi foto y puso un sello con un golpe seco.
9
________________________________________
Miró hacia los costados y luego clavando sus ojos en los míos, susurró con una voz extraña:
-Bienvenida a la Gran Conspiración.
Sorprendida, no atiné a contestarle.
-Recibirás el sobre en Varsovia -dijo.
-¿Perdón? -alcancé a musitar.
-Se conectarán contigo los alquimistas. Manuel te envía augurios y protección para el viaje a través del Camino de los Misterios. ¡Pase el que sigue!
-Pero…
-¡El que sigue! -ordenó imperturbable, adoptando la anónima cara de funcionario como si jamás se hubiera pronunciado una sola palabra fuera de lo usual.
Recuerdo haber caminado junto a los demás pasajeros, como en un sueño. Después, las puertas de embarque, el puente vidriado, la manga del avión.
Durante el vuelo, seguí escuchando la voz del funcionario de la Aduana. Sólo le di importancia porque había mencionado a un tal Manuel, y yo conocía a uno: tal vez se tratara de mi amigo monje. Pero lo demás no tenía sentido. ¿Recibir un sobre? ¿Iniciar el Camino de los Misterios?¿Los Alquimistas?
El sobre…
El sobre de Rafael…¿Tendría algo que ver? Unas horas antes de mi partida, Rafael, un amigo de exploraciones y búsqueda de caminos del alma, me había llamado desde el monasterio de los Benedictinos, al que solíamos ir por unos días a reponer energías y ordenar pensamientos.
-Tengo un sobre para ti -me había dicho-. De alguna manera te lo haré llegar. Te lo envía el hermano Manuel, dice que es importante para el viaje.
Mi amigo Rafael tenía tareas que hacer en el monasterio y la comunicación de larga distancia fue bastante breve, un gran abrazo y hasta la vuelta. La extraña actitud del funcionario y el sobre que Manuel me enviaba y que aún no había llegado a mis manos
10
________________________________________
– eran las únicas pistas por el momento. Imposible dejar de relacionarlas
Doce largas horas mas tarde, me sobresaltó la voz del comandante. Los altoparlantes anunciaban que estábamos sobrevolando la tierra de mis ancestros. Todavía me rondaban las imágenes de un sueño: Caravanas de beduinos, exóticas tiendas decoradas con alfombras turcas. Raros danzantes que giraban y giraban vestidos de blanco alrededor de un majestuoso pavo real que me miraba fija, enigmáticamente. “¿Será un presagio?”, me pregunté. No pude seguir pensando, las diminutas casas de Varsovia ya aparecían en mi ventanilla.
11
________________________________________
EL REENCUENTRO
Leí el cartel de MIGRACIONES con un estremecimiento: no quería saber nada de funcionarios.
-¡Identidad! -demandó en polaco la empleada.
Coloqué el pasaporte sobre su mostrador con cierta precaución.
Con voz monótona me preguntó por cuanto tiempo me quedaba y el motivo de mi viaje. Finalmente estampó un sello en mi pasaporte y me indicó la salida.
Busqué a mi padre con la mirada, estaba muy ansiosa. De pronto una mano se levantó. Me puse en puntas de pie y desde la distancia me pareció verlo sonreír.
-¡Papá! -grité abriendo los brazos.
Corrí hacia él. Pero no era mi padre. No pude distinguir el rostro del desconocido, pero me llamó la atención una hermosísima estrella de oro que colgaba de su cuello. De pronto sentí una mano en mi hombro.
Al darme vuelta, la emoción nubló mis ojos y me cerró la garganta. Allí estaba, firme como un soldado, pequeño, desamparado. Lloré a mares abrazada a él, sin hacer ninguna pregunta. Cuando me recuperé, tenía en mis manos un ramo de rosas rojas.
-Papá… -balbuceé todavía detrás del ramo y del profundo aroma de las rosas.
Román, mi padre. Escuchar su voz otra vez… Siempre había sido un hombre de pocas palabras, pero ahora hablaba sin parar. Los temas cotidianos nos hacían encontrar en el mismo terreno.
12
________________________________________
La vida diaria, su casa antigua, las cartas que nos habíamos escrito. Mientras, por la ventanilla del auto, Varsovia iba apareciendo poco a poco ante mis ojos.
Noté en papá un cambio esencial: el aplomo que yo recordaba había desaparecido. Tal vez a causa de los veinte años de distancia. Estaba feliz por verme, no había dudas; pero…¿por qué esa mirada de intranquilidad?
Decidí preguntarle qué le pasaba. Sin apartar los ojos de la ruta me dijo:
-Tengo algo que contarte en cuanto lleguemos a casa.
-¿Pasa algo malo?
-No, malutka, ya te vas a enterar.
Opté por no preguntar más.
Respiré el aire misterioso de esa ciudad tantas veces imaginada. Ya había estado allí, a través de los relatos de mis padres. Siempre partidas, alejamientos…Pero esta vez yo estaba haciendo el camino inverso.
Varsovia maquillaba su nueva historia con recién descubiertos resplandores capitalistas, nuevos edificios, avisos, innumerables carteles. Pero había algo en el aire, y en los ojos de los polacos. Miradas que yo veía pasar desde la ventanilla y que me contaban historias amargas, inolvidables. “Varsovia está herida-pensé- , y quiere sanarse. Algo muy antiguo está despertando para ser liberado. Algo quiere volar y todavía no le es posible hacerlo: hay demasiado dolor atrapado en los recuerdos”
-Debería descender un ejército de ángeles sobre Varsovia -dije.
-Siempre la misma poeta -dijo mi padre.
-Podrían despejar con sus alas muchos pesares, papá. Aliviar las miradas, enseñar a volar.
-Y tal vez así perderíamos el miedo.
Tenía razón: la terrible historia polaca flotaba trágicamente en sus edificios antiguos, en sus palacios, en los bloques interminablemente grises. Pero el antiguo esplendor de Varsovia no había sido totalmente borrado, todavía seguía siendo la puerta de Oriente. Artística, aristocrática, romántica, me permitía percibirla aún bajo su aparente monotonía. El amor por el arte, por la música, la pasión del alma eslava son parte de esa mezcla extraña.
13
________________________________________
El joven Román había partido de Polonia a los veintitrés años, luego de una intervención directa en los frentes de batalla en la frontera con Alemania. Desde entonces siempre la Sombra veló su mirada.
Contemplé su perfil mientras el conducía, absorto.
Sabía de otros casos, amigos de mi padre, que tras las mismas vivencias se habían transformado en personas intensas, libres, apasionadas. Dos maneras diferentes de elaborar la misma experiencia, reflexioné, mientras pasábamos al lado del Palacio de Cultura, enorme paquidermo arquitectónico, recuerdo de la época Stalinista y del poder absoluto del Estado. Me estremecí al pensar en como quedaría un ser humano después de pasar por la desintegración, por el miedo… Después de encontrarse con la muerte cara a cara quizás se pudiera amar con pasión absoluta. Manifestar entrega, amor sin condiciones por todo lo que la vida nos regala después del horror.
Román vivía en el centro de Varsovia, en un edificio antiguo, de estilo anterior a la guerra. Cristina, su esposa actual, había preparado ya la bienvenida con la clásica hospitalidad polaca: sernik, tortas, pierogi, un banquete completo.
-Las bienvenidas- sonrió- comienzan con este ritual de los platos típicos.
Era cierto lo que una vez había leído en un antiguo libro: la alquimia se inicia al probar los sabores del lugar. Deben ser paladeados, olidos, para sentir realmente que hemos llegado. La torta de amapolas, el té servido en un Samovar ,los pierogi con frambuesas, los frutos del bosque, todo estaba allí sobre la mesa, para participar del encuentro y transformarlo en una fiesta.
No sé cuántas horas conversamos sobre temas familiares, pasados y presentes. La torta de amapolas se encargó de transformar el encuentro y en una fiesta. Toda esa dulzura y calidez nos unió nuevamente. El dolor se estaba disolviendo como el azúcar en el té.
Estábamos haciendo un repetido resumen de nuestra vida, de los hechos más importantes, cuando de repente mi padre se detuvo un momento y me dijo:
-Tengo que contarte algo.
-Te escucho, papá.
14
________________________________________
Yo estaba muy intrigada. El encendió su pipa, soltó un par de bocanadas y dijo en voz baja:
-Puede ser un asunto sin importancia, pero me dejó preocupado. Tal vez tú entiendas de qué se trata. Ayer, muy tarde, alguien tocó el timbre.
-Nos sobresaltamos-dijo Cristina- ya que no solemos recibir visitas y menos a semejante hora.
-¿Era algún extraño?
Papá me miró a los ojos y dijo, muy serio:
-Sin abrir, pregunté quién era y una voz desconocida inquirió por mí. Le dije que ya estábamos descansando, pero el personaje insistió.
-¿Y que andaba buscando?.
-Dijo que tenía un mensaje para ti, y que era necesario que yo te lo entregara.
-Qué raro… ¿a qué hora fue?
-Eran las once de la noche -señaló Cristina.
-Qué coincidencia -dije.
-A ver…déjame calcular la hora en que salí de Buenos Aires.
-No te molestes -dijo mi padre-. El desconocido se presentó exactamente en el momento en que tu avión partía hacia aquí.
Pensé unos instantes. Román siempre le había asignado mucha importancia a las casualidades, a las cifras y a los horarios.
– No sé qué tendrá que ver-dije, inquieta- pero, la coincidencia es sugestiva.
-Déjame contarte -siguió-. Le pregunté al extraño quién era. “Yo soy simplemente un mensajero”, me contestó entre las sombras. Después me extendió esto y se fue. Ni siquiera le vi la cara.
Román se levantó, cruzó el salón, abrió el cajón de un escritorio y sacó un papel. Cuando se acercó a mí me di cuenta que era un sobre.
-Te lo entrego -sonrió-. Misión cumplida.
Cristina se puso de pie y ambos salieron.
Me dejaron sola, con el sobre en la mano y una sensación de angustia en la garganta.
Entonces lo abrí….
15
________________________________________
MENSAJE DE BIENVENIDA
CAPADOCIA, Luna Menguante.
Si estás dispuesta a enfrentar el misterio, de ahora en más sigue las instrucciones de los sobres. De lo contrario, arroja este papel al fuego.
El Camino de los Misterios comienza a los pies de la Virgen Negra y te conduce, paso a paso, hasta la caverna secreta donde levantan vuelo las nueve palomas.
Cuando, en la Ciudad del Miedo, venzas al dragón en su guarida…
Cuando, en la ciudad atribulada, reconstruyas el laboratorio con ayuda de los ángeles y des el Salto de Fe sin vacilar…
Cuando, en la Isla del Amor, los pájaros canten al encender las velas en el anochecer de la aldea…
Cuando amases el pan de los sueños, con los mejores ingredientes…
Cuando, en la villa del oro, sigas a los danzantes en una noche de luna llena y llegues por fin a la caverna sagrada…
…entonces sabrás que fueron las oraciones de la tradición las que te llevaron del Negro al Blanco y de este al Rojo para llegar al Oro. Con ellas encenderán su fuego los alquimistas de todo el mundo, y así unirán por fin las dos mitades: la Tierra y el Cielo. En aquel momento, a modo de respuesta, las estrellas titilarán ante tus preguntas y lo que más deseas te será concedido. Entonces, todos tendrán por fin la llave del Camino de los Misterios y ese será nuestro gran triunfo, el triunfo de la Conspiración de la Gracia.
¡POR LA GRAN OBRA VENCEREMOS!
AMIR
El Alquimista
-¿Por qué esto me sucede a mí?- pensé…-¿Por qué?…
16
________________________________________
—————————-
¿Quieres saber mas sobre las revelaciones espirituales que recibio Ana?….

Entra con ella al Santuario de la Virgen Negra, en la página 32

“Tuve la clara sensación de que estaba entrando en un regazo materno, en un lugar propicio para incubar una nueva vida, una nueva conciencia. Las iglesias medievales conservan el profundo lenguaje de los símbolos. ¿Quién sabe porqué motivos fue obviado en las construcciones modernas, transformándolas en lugares asépticos y abstractos despojándolos de leyenda y de memoria?
Al cruzar el umbral percibí un suave perfume a inciensos y me sumergí en la blanda penumbra apenas iluminada por algunas velas. Nítidamente sentí en ese momento que alguien colocaba un manto sobre mis hombros. Me di vuelta, no había nadie. Román había tomado otra dirección.
Un suave canto flotaba desde algún lugar impreciso del espacio abovedado. Me sentí reconfortada. Seguí avanzando y buscando con la mirada la imagen que me había llamado desde tan lejos, quizás para revelarme un secreto. Observé que las paredes de piedra estaban profusamente ornamentadas. Las piedras conservan ecos de súplicas, de cantos sublimes, de lágrimas de arrepentimiento, de celebraciones y casamientos.”Si apoyara mi cabeza sobre estas paredes-pensé-, estoy segura de que podría escucharlas.”
Las velas llameaban misteriosamente enmarcando lugares en
penumbra, donde algunas personas rezaban en silencio.
De pronto, entre el humo del incienso distinguí un altar enorme, de mármol negro, ornamentado en oro, magnífico e imponente. Allí estaba la Virgen Negra, enigmática, misteriosa, mirándome desde un lugar indescifrable, fuera de este mundo y a la vez, profundamente encarnada en él.
La emoción nubló mi vista. En ese momento fui mi madre, mi abuela, mi bisabuela. Perdida en las historias del tiempo, a los pies de la Virgen, bajo su manto de piedras preciosas sentí una complicidad profunda con las mujeres que, como las de mi familia, custodian la vida. Como leonas- pensé-, como guerreras, contra viento y marea.
Caí a los pies de la Virgen y entonces, mirándola directamente a los ojos, le pregunté:
-Madre, ¿qué sabes tú sobre mi Camino?.Presiento que conoces a los alquimistas… ”

/////////////////////////////////////////////

Sabes algo sobre el terrible Dragon del Miedo…?

Escuchemos a Miguel, el guardia de la Caverna uno de estos Dragones habitaba en otros tiempos.

Página 56… CAPÍTULO…”EL GUARDIA”

“En estos días, el enfrentamiento con el Dragón del Miedo ya no puede ser asumido por un sólo salvador. No hay un alquimista que pueda solo enfrentar a los dragones actuales en nombre de todo un pueblo y que por otro lado ya no son visibles y además se han multiplicado.
Por lo tanto, querida amiga, la tarea es individual y es urgente
Los individuos más despiertos, los más valientes, los más inquietos, los rebeldes, los que se preguntan, los que dudan, los que no están de acuerdo, los que sueñan están siendo convocados, uno por uno, para ir enfrentando al Dragón del Miedo y finalmente destruirlo. Y ellos, recibirán sobres secretos, entregados en mano, con instrucciones precisas.

La puerta del Dragón histórico, la turística, es una distracción, una curiosidad, un pasatiempo, una trampa, no exenta de peligro como ya te lo vengo advirtiendo.

En cambio la puerta mágica, la de la Gran Obra, la del Dragón del Miedo y del renacimiento, te hará atravesar lo que en Alquimia llamamos…el fuego de la NIGREDO.
Ya no puedes regresar. Sólo tienes una alternativa: ¡decidir!..
———————

Identificar a Mara…¡Es importante! Hay muchas Maras sueltas en nuestras ciudades actuales.
¿Conoces a alguna?…
Pagina 87, del Capítulo ….”LA CIUDAD DEL MIEDO”

“-No comprometerse es la clave- agregó Mara sin preocuparse de que la estuvieran escuchando los transeúntes. Es evidente- pensé-, que esta dirigencia no difiere de la que todos conocemos. Solo que no oculta sus perversas estrategias transeúntes.
-Es imprescindible mantener el deseo y eliminar la pasión- continuó Mara dirigiéndose a sus ayudantes-. Debemos incitar a la seguridad y explicar el peligro que traen los cambios individuales, que ya lo sabemos, es la soledad- ¡Deseo, deseo, deseo! –repetían los transeúntes ahora , mientras voces melinfuas se deslizaban desde los altoparlantes como una suave música, casi inaudible para un oído no entrenado:
– No te pierdas nada… Tú puedes abarcarlo todo… Tú puedes ser todo al mismo tiempo… El mundo es tuyo… La vida es una carrera, ¿quién llegará primero ?
-¡Yo primero, yo primero, yo primero! –repetía la multitud automáticamente-.
Mara encendió un cigarrillo y aspiró el humo, satisfecha. Era evidente que disfrutaba de aquel espectáculo increíble. Estaba muy tranquila y tenía todo el tiempo del mundo.
-Miedo, miedo, miedo… Miedo al ridículo- decía el altoparlante-. Miedo a la soledad… ¿Quién quiere quedarse solo?
– Ni yo ni nadie, ni yo ni nadie!
– Miedo a la quietud… no se puede parar… si paras te quedas afuera, afuera… definitivamente afuera.
Se me erizó la piel al recordar todos mis miedos inculcados a través de los años:”no hagas esto”, “no hagas aquello”,”si lo haces…”Y aquellos miedos subterráneos, a lo que podía venir, mezclados con caricias, regalos y helados…”
-El sistema es fantástico -siguió Mara-. La cadena funciona a la perfección. Basta con que alguien comente que un amigo, pongamos por caso, ha sido víctima de la recesión. El que lo escucha generará una fuerte dosis de pánico, no podrá resistir la tentación de comentar el suceso a su consultor de negocios. Este difundirá la noticia, cargada con más temor. De esta manera advertirá a su cartera de clientes y así, apoyado por la propaganda y los medios de comunicación, el miedo llegará a todos los estratos de la sociedad. Lo mejor es que, así, el método de control, no nos cuesta un dólar. Y cuando queremos dar un breve respiro, infundimos una pequeña dosis de optimismo. Y enseguida seguimos con el miedo. – El miedo al poder, esa es la clave para manejarlos… -sus acompañantes asintieron con una mueca-. Y el deseo de poseerlo es, en cambio, nuestro incentivo-. Mara miró con una pícara y encantadora sonrisa a su grupo de ayudantes. Recorrió los rostros bronceados, los ojos dispuestos, los cuerpos jóvenes y vibrantes de todo tipo de deseos. Eran jóvenes, eran ambiciosos, absolutamente apuestos.
Muy apuestos…”
————————————–
¿Qué puede pasar si como Ana, una se sienta en la puerta de una casita blanca y borda con las misteriosas aldeanas de Chipre….?
Página 268 del CAPÍTULO “LAS BORDADORAS”

“-Calma -susurró la aldeana en mi oído viendo mi inquietud-. Comienza a seguir los dibujos con el hilo; simplemente marca cruces, una atrás de la otra, en forma de equis. Esta actividad antiquísima, que pertenece a nuestros ancestros, no es, como verás, lo que parece… La aparente sumisión y quietud de las mujeres es sólo una forma de tapar su magia natural. Toda mujer es potencialmente una maga y el bordado es una forma de iniciación femenina. Llevamos en nuestro cuerpo el secreto y la capacidad de generar vida. Y, además, de parirla. ¿Acaso este hecho no es perturbador en sí mismo?
Un grupo de chiquillos nos habían rodeado con juegos y gritos propios de su edad; sin embargo nadie les dio importancia: las bordadoras no levantaban la vista, aparentemente concentradas en su “rutinario” trabajo…
En ese raro estado, comencé yo también a recorrer el dibujo con la aguja, marcando pequeñas cruces que rellenaban triángulos, estrellas y círculos, tratando de seguir los dibujos. Cada vez me concentraba más en la manera de pasar el hilo, cruzarlo con una puntada, volver a pasarlo, sacar la aguja por debajo y suavemente deslizarla hacia arriba… nada extraño sucedía. Sólo estaba bordando… bordando… bordand…
Empecé entonces a sentir un “zumbido” en mis oídos, intenté levantar la vista pero ya no pude hacerlo: una fuerza hipnótica evitaba que me distrajera. Una cruz, una estrella, una cruz, una estrella… El zumbido aumentó, tapando las risas y los gritos de los niños. Unacruzunaestrellaunacruzunaestrella…
Me sentí bien, muy bien, unacruzunaestrellaunacruzunaestrella extraordinariamentebienplantadaenlatierrayvolandoalcielo.
Directamente al Cielo….”
———————————-

En Estambul, Ana conocera a un gran seductor y descubrira un gran misterio…
Página 374, del Capítulo “TOPKAPI”

“Ahmed caminaba muy cerca de mí, su proximidad me perturbaba y creaba sensaciones contradictorias. Emanaba una especie de poder, de seducción, que me resultaba familiar. Al mismo tiempo, hacía comentarios similares a aquel del diamante, que dejaban traslucir conocimientos que sólo manejan los alquimistas.
Me había confundido totalmente. ¿Estaría en la Conspiración?
Un pequeño grupo de hombres, vestidos con trajes grises y anteojos negros, se desplazaba junto con el tour de europeos. Después de observarlos con disimulo, vi que estaban siempre cerca de nosotros.
Entramos en el harén.
-Los apartamentos de las mujeres del sultán se organizaban alrededor de tres espacios -dijo el guía-. Este el de la sultana Madre, lugar de intrigas y tramas políticas, centro de poder detrás del poder. Aquí, en el patio de las sirvientas, ingresaban jóvenes pertenecientes a la minoría cristiana que eran enviadas al palacio como obsequio. ¡Ah!… -suspiró Alaeddin-, pero el gran amor de Mehmet fue esa misteriosa joven otomana que se trasformó en odalisca y luego en favorita El concepto del amor para el hombre oriental -continuó el guía- es francamente diferente al que se tiene en occidente.
Los japoneses asentían muy serios, coincidiendo con Alaeddin; tal diferencia no era de extrañar.
-Por eso fue aún más inesperado el comportamiento de Mehmet, se diría que se produjo en él una extraña mutación.
Recordé mi sueño… El gran, gran amor era parte de él, aunque no era todo. ¿Ahmed tendría algo que ver?…”
————————————————–
Una semblanza de nuestro querido Maestro Amir, el Gran Alquimista…
Página 406 del Capítulo “AMIR”

“Amir se quedó unos instantes en estado de beatífica meditación. No olvidó unir las yemas de los cinco dedos de su mano derecha con los de la izquierda, formando así el mudra de la energía. Respiró tres veces profundamente, dejando que el prana o energía universal le atravesara el cuerpo.
El Gran Alquimista conocía el poder de las manos. Lo había aprendido de los alquimistas hindúes hacía mucho, mucho tiempo. Por eso era tan buen prestidigitador. Sonrió para sus adentros recordando su actuación en la plaza de Varsovia: sólo un Conspirador de la Gracia podría reconocerlo cuando transformó el cuervo en una paloma blanca y a esta en un pavo real.
-Hoy es luna llena -recordó Amir al mirar la tenue silueta plateada que desaparecería con el amanecer.
Ya había preparado los elementos para hacer el incienso ritual y este era el momento exacto para consagrarlo. Repasó los ingredientes:
Tres partes de incienso en grano, para la elevación.
Dos partes de sándalo, para el espíritu.
Dos partes de laurel, para la victoria.
Una parte de estoraque, para la fortaleza.
Mezcló los componentes en un recipiente de oro labrado, musitando oraciones. Los doce minutos de la salida del sol eran los indicados para hacer la mezcla y la consagración.
A sus ayudantes, las hadas, les encantaba Amir.
-Conoce a la perfección -dijo una de ellas- el misterio de los inciensos, le fue revelado por los alquimistas árabes. Ellos también le enseñaron como hacer cirios y óleos consagrados.
-Los alquimistas egipcios -dijo otra, de cabellos rojos- le explicaron el inmenso poder de la palabra escrita. Por eso Amir enseña a los Conspiradores a anotar palabra por palabra su sueño en la etapa del pedido al cielo.
Amir silbó.
Sentado sobre una piedra, un gnomo dijo con voz chillona:
-Al recorrer el Camino de los Misterios, los aspirantes a alquimistas adquieren un buen entrenamiento en el importantísimo arte de interpretar las señales y los símbolos. Saben que Amir puede presentarse bajo cualquier apariencia para guiarlos hacia la dirección correcta.
-Bajo cualquier apariencia-susurró un hada escondida entre las flores.”
——————————————-

IMPORTANTE: Esta es la advertencia que encontraras antes de abrir el “Cuaderno Secreto”….
NOTA AL LECTOR DEL CUADERNO SECRETO
Debemos advertirte, querido lector, que en “El Cuaderno Secreto” encontrarás un texto Alquímico. Por lo tanto, de imprevisibles consecuencias para aquel que decida leerlo.
Por lo tanto es sumamente importante que, ahora mismo, te detengas y tomes una decisión: Continuar leyendo, posponer la lectura para otro momento o tal vez de no abrir nunca este Cuaderno.
¿Y qué puede pasar?, te preguntarás, quizá sonriendo. Es nuestra obligación prevenirte acerca de las consecuencias posibles al recibir esta información.
Puede despertar en ti una pasión desconocida. Puede encender tu corazón con un fuego abrasador. Puede conmover tu alma y cambiar tu vida para siempre. Y pueden pasarte muchas cosas más, todas emocionantes, muchas, perturbadoras
Piénsalo bien, si consideras que aún no es tu tiempo o que no deseas hacer un cambio tan grande ni quieres por el momento abrir de par en par las puertas a los Misterios, no sigas leyendo.
Te damos este sincero consejo porque si finalmente optas por continuar con el Cuaderno Secreto, es muy probable que los alquimistas decidamos comunicarnos contigo.
No digas que no te lo advertimos.
La Conspiración”
———————————–
Aqui podras leer …Pequeñísimos fragmentos
(no autorizados) del “Cuaderno Secreto”

“En el rústico piso de tierra, trazó tres líneas rectas convergentes en un punto. Señalando la del medio, delineó una cruz en su extremo libre.
-Este -dijo- es el camino de los Cristianos. Uno de los caminos alquímicos.
Luego desplazó su índice sobre la recta de la izquierda y volvió a hablar:
-Este es el camino de los Hebreos -y completó la línea dibujando en su extremo una estrella de seis puntas.- Otro camino alquímico.
Por último señaló la recta derecha.
-Este es el camino de los sufíes -dijo, y dibujó una media luna donde finalizaba el trazo. -Otra vía de transmutación.
Después, apoyando el trozo de cristal en el punto de convergencia de las tres líneas, trazó un gran círculo diciendo:
-Todos lo buscamos con desesperación y como niños pequeños pedimos su amparo. Todos buscamos a Dios. Este es el círculo de las alabanzas. Aquí Lo alabamos, junto con los ángeles cerrando el rito.
En el piso de la gruta quedó dibujado el signo que había visto tantas veces, sin poder descifrarlo.
De pronto comprendí…”
“La voz de Amir comenzó a acariciar mi oído… como comprendiendo mi inquietud:
-El diluvio purifica y regenera… Reabsorbe a la humanidad en las aguas de un nuevo nacimiento. Es lo que para los cristianos significa el bautismo. El diluvio, que fue un inmenso bautismo colectivo, señala el límite entre la prehistoria y la historia de la humanidad. Indica el punto exacto donde comienza a operar la alquimia como ciencia sagrada.
-¿Qué significa lo que quedó bajo las aguas?
-Lo mismo que en este momento significan para ti tus inquietudes, miedos y dudas de tu anterior estado de conciencia antes de haber recorrido el Camino de los Misterios. En las aguas del diluvio desaparece una forma psíquica, un estado de conciencia confundido y perdido en el mundo exterior. En el diluvio está simbolizada la reabsorción instantánea de una forma de vida vieja, sin energía, contaminada de frustraciones -Amir señaló las imágenes de las aguas cubriendo formas indefinidas y oscuras-. El diluvio produce un efecto energético parecido a lo que te sucedió al abrir la primera puerta del Camino de los Misterios. El aspirante entra al arca… o sea a la caverna alquímica, y las aguas del olvido cubren su anterior existencia.
-¿Aguas del olvido? ¿Qué cubren exactamente esas aguas del olvido? -pregunté con inquietud…¿Exactamente qué…?”
“-Las oraciones de las tradiciones están formadas ritualmente y por eso son llaves mágicas. ¡Abren las puertas al mundo de los dioses!
Los ojos de Amir brillaban, el resplandor de las velas y la luna plateada se reflejaba en ellos como en dos espejos.
-Quienes manejan estas llaves con profundo conocimiento, son los sacerdotes y los alquimistas.
-¿Cuál es la diferencia entre ellos? -pregunté devorada por la curiosidad.
-Primero te diré cual es la semejanza. Los dos auscultan el más allá, el oficio de los dos está en el mundo sutil, los dos abren las puertas de los misterios. Los dos desarrollan las artes sagradas y herméticas. Los dos conocen el poder de la oración. El sacerdote sigue el camino devocional. Tiene que recibir el poder sacerdotal por sucesión. En el cristianismo por ejemplo, existe la sucesión apostólica: una impregnación, un traspaso de fuerzas, una iniciación personal, para consagrar al sacerdote. El obispo transfiere el poder al futuro sacerdote ungiéndolo con óleos sagrados. A través de la palabra, del gesto, de la mirada, el obispo graba el poder sacerdotal en el aspirante mediante este rito de consagración. Los ritos y las ceremonias estarán de allí en más en manos del sacerdote, quien actuará de intermediario entre el mundo sutil y el concreto.
Entre la Tierra y el Cielo…”
——————————–
De la “Guía para Conspiradores, iniciados y alquimistas. ”

He rescatado para ti, del Laboratorio del Maestro Amir el Alquimista, ciertos términos de su Diccionario.

Estos son algunos de ellos…

¡ADVERTENCIA PARA LA INVOCACION DE UN HADA!: Si no tienes un estado de pureza virginal, si tus deseos todavía conservan una gran dosis de confusión, si no sabes lo que quiere tu corazón, jamás invoques a un hada. Ella realizará para ti las más extraordinarias transformaciones y te colmará de riquezas en un segundo. Pero te advierto que los dones de las hadas pueden desaparecer repentinamente dejándote un sabor amargo de desilusión. O pueden ser definitivos, depende. Esto sucede si quien las invoca está en el camino de Dios.
ALQUIMIA Y AMOR: Hablemos del peregrino del Camino Alquímico, ¿no se atreve acaso a vivir una apasionante aventura al transformar en secreto y a través de la oración su propia vida?
El amante llega al éxtasis supremo… podría decirse que toca el cielo.
¿Y el alquimista? Llora de emoción cuando ve que su vida cambia realmente y lo que creía inalcanzable se hace realidad.
El amante hace pequeños movimientos, caricias sutiles que erizan la piel y son poderosísimas, ¿verdad?
El alquimista sigue el mismo principio: trabaja en el plano invisible y obtiene efectos poderosos en el plano concreto.
El alquimista lleva pasión en su alma y fuego en su cuerpo ¿Dónde se puede encontrar un amante mejor?

BONDAD: Muchas personas se preguntan cual es el valor de la bondad. Para comenzar, se consigue tener enormes dosis de energía siendo bueno.
Y esa energía puede aplicarse a todo. La bondad, entonces, trae una enorme energía positiva a todo

¿CÓMO?: ¿Cómo quieres ser tú? Todavía no me lo digas, sólo piénsalo. Cuando llegue el momento te lo preguntaré.

EL TIEMPO: El tiempo es sólo una convención, no existe. Podemos viajar hacia el pasado para recuperar partes nuestras; o hacia el futuro, para cambiarlo..
Tómalo como eso, simplemente como un punto de referencia. Pero aprovecha tu realidad. Es el regalo de la vida: tiempo. Para disfrutarlo, vivirlo.
¿O creías que era para conseguir mas cosas que ,al final, , sólo nos sirven para quitarnos mas tiempo?
GNOMOS: son espíritus de la tierra. Se enloquecen de alegría cuando nos ven. Son traviesos, descontrolados, y un poco sinvergüenzas. Nunca sabemos con que pueden sorprendernos, que cosa dulce pueden robarnos.
Como ves, tienen todo lo que le protestamos a nuestros niños pero exigimos de nuestros amantes.
HACIA LA LIBERTAD: Yo soy sólo uno de los que dirigen la Conspiración. El que custodia la vía de la alquimia occidental. Pero somos muchos más. Donde vayas por el mundo encontrarás un Camino y un Conspirador venciendo al miedo y trabajando para la libertad.
LO MASCULINO Y SU OBJETO DE DESEO: Lo masculino sale a buscar el objeto de su deseo. Lo femenino sabe qué es ese objeto sagrado. ¿Qué movería al hombre si no hubiera resistencia, secreto escondido, tesoro para conquistar? ¿Qué esperaría la mujer si no existiera el rayo del cielo para encender su fuego?

MARAVILLAS: Pequeñas acciones, grandes efectos.

PARA MEDITAR: aprendemos más sobre Dios si lo sentimos como una ausencia desgarradora.

TRANSMUTAR. Proceso donde se observa que la materia va cambiando de color y de consistencia. De un color negro calcinado por el fuego pasa a ser de un color blanco, purísimo. Y luego, de un rojo intenso. Cuando finalmente se transmuta en piedra filosofal, transforma en oro todo lo que toca. Para un Conspirador, trasmutar significa… NO REPETIRSE. Cambiar para siempre las viejas conexiones, las viejas maneras de funcionamiento energético. Modificar los circuitos habituales de la mente, que están fosilizados. Adoptar comportamientos nuevos. Las claves están en determinadas oraciones de las tradiciones.

VIVIR: Rompecabezas del cual solo tenemos la mitad de las piezas. Las otras las tiene el cielo. A menos que nosotros decidamos armarlo, el destino se encargará de hacerlo. Por su cuenta…

¿Quieres saber mas?…
En esta página web encontrarás un acceso directo al Laboratorio de Amir, el Alquimista…(segunda ventana izquierda)

Puedes permanecer horas y horas alli, aprendiendo sobre Alquimia. Y ademas, en uno de sus libros…Podras hacerle un pedido personal.

El te contestara!!!!

¿Te arriesgarías a entrar a la Caverna del Dragón del Miedo?. (Primera ventana derecha)…

Siéntate en mi escritorio y consulta el Papiro. Allí encontrarás mas frases de “La Conspiración de los Alquimistas”(tercera ventana izquierda).

Busca a los Maestros de la Caravana. Allí marchan con el Maestro Amir; Gabriel; el Monje Alquimista, María de Varsovia; la Sabia Alquimista, María de Chipre; la Aldeana Alquimista y Miguel; el Guardián del Dragón.(tercer ventana derecha)

Y si quieres saber mucho, pero mucho mas, consigue “La Conspiración de los Alquimistas”. ¡Las mayors sorpresas e informaciones…están allí…!